lunes, 24 de noviembre de 2014

-CHARLA EN ÚBEDA, 'EL HAMBRE, EL PRIMER PROBLEMA POLÍTICO'

El próximo miércoles día 26 de noviembre, a las 20:00 horas,  tendrá lugar en la Casa Cultura y Solidaridad de Úbeda una charla coloquio titulada "Hambre, primer problema político de la humanidad". A cargo de Esteban Fernández, educador y militante del Movimiento Cultural Cristiano.


miércoles, 30 de julio de 2014

-LA MARCHA POR LA SOLIDARIDAD 2014 DEJA SU IMPRONTA EN ANDALUCÍA

Imágenes del acto final en Madrid y de su paso por Andalucía
La Marcha por la Solidaridad 2014, que ha denunciado las estructuras imperialistas que en el mundo condenan a la esclavitud a más de 2.000 millones de personas, dejó su impronta en Andalucía. Concretamente, Granada, Sevilla y Córdoba fueron el centro neurálgico con varias jornadas llenas de actividades y encuentros para dejar claro que la juventud española no está dispuesta a callar ante tanta barbarie. Este fue el programa en Granada:

Imágenes del acto final en Madrid y de su paso por Andalucía
Sábado 19 de julio
11’00 Llegada en vehículos. 
13’00 Visita al Albaicín 
14’30 Almuerzo en el Salvador
16’30 Preparación de los encuentros
17’00 Conexión con Canarias
18’00 Conexión con Venezuela 
19’00 Encuentros con otros grupos
21’00 Paseo por el Sacromonte
22’30 Cena
23’00 Oración de la noche 
Imágenes del acto final en Madrid y de su paso por Andalucía
Domingo 20
7’30 Levantarse
7’45 Oración de la mañana 
8’00 Desayuno
9’30 Encuentro con algunos seminaristas
11’00 Misa en la Catedral
12’00 Visita al Centro 
14’30 Almuerzo en el Salvador
16’30 Vídeoforum en el Salvador
18’00 Acto público en la Fuente de las Batallas
21’00 Fin del acto. Paseo hasta el Albaicín
22’30 Cena
23’00 Oración de la noche (revisión y oración a la virgen)
Lunes 21 
7’30 levantarse
7’45 Oración de la mañana (lectura del evangelio del día)
8’00 Desayuno
9’00 Salida para La Purisima
10’00 Visita al Centro
13’00 Fin de la visita. Marcha al Albaicín
14’00 Almuerzo
15’00 Recoger y Limpiar
16’00 Salir para Madrid

martes, 22 de julio de 2014

CONTINÚA EL DELIRIO PSOE-IU

Llegaron al gobierno de la comunidad autónoma con toda la demagogia pseudoimarxista postmoderna de "parar a la derecha" y desenterrar muertos, aderezada con los esperpentos de Sánchez Gordillo a golpe de carrito; y nos vemos con que, a cambio de cuotas de poder, han mantenido un silencio sepulcral sobre los ERE fraudulentos del PSOE, mientras Andalucía sigue desangrándose, de paro y miseria.

Uno de los numeritos más vistosos fuer el de la "ocurrencia" de Elena Cortés, la consejera de Fomento y Vivienda, de colar a los okupas de la Corrala Utopía por delante de las 12.000 personas que, en Sevilla, esperaban una vivienda social.En cuanto vi la noticia, no podía más que pensar en la cara que se les había podido poner a esas personas, viendo que, para conseguir la ansiada vivienda, tal vez tendrían que plantearse ocupar alguna previamente. 

También pensé en la gente que lleva tiempo viviendo al raso, acudiendo a centros de acogida y albergues de transeúntes, muchas veces de titularidad eclesial, tan denostada por la coalición castrista.

A IU no se les ocurrió realojar a algunos de los desalojados en el piso que adquirió en subasta el vicepresidente Valderas o dedicar a vivienda los millones que propusieron para carril-bici. Además, el chanchullo de saltarse la lista le hace a uno pensar si había allí posibles votantes de IU, lo cual, explicaría el florecimiento de "corralas", incluso en otras provincias.

Detrás de todo esto, lo de siempre. Treinta años de PSOE-A, con Andalucía sumida en la tragedia, y creyendo que puede haber izquierda, sin su ser irrenunciable; la solidaridad, la autogestión y el internacionalismo.



martes, 15 de julio de 2014

-LA OTRA CARA DE LA MONEDA, LOS TEMPOREROS INMIGRANTES

En enero de 2014 un incendio en un asentamiento de chabolas en las afueras de Lepe, en la costa onubense, puso una vez más al descubierto la dramática situación de los temporeros inmigrantes, que viven en condiciones infrahumanas y de sobreexplotación.

Los asentamientos ilegales en chabolas, en las que se hacinan familias en condiciones infrahumanas, son la otra cara de la moneda de una campaña fresera que mueve anualmente en la provincia de Huelva en torno a los 350 millones de euros. En el año 2013, la exportación de fresa en España fue de 266.408 toneladas, por un valor de 467 millones de euros, siendo Huelva, con 225.000 toneladas y unas 7.000 hectáreas de terreno cultivado, la provincia de origen del 85 % de las exportaciones. El destino, los mercados de Alemania, Francia, Reino Unido e Italia.

Según Cáritas, en el mes de marzo de 2013 más de 2.000 personas vivían en chabolas construidas a base de  cartón, plástico, tuberías de riego, maderas de embalaje, cañas, etc., en asentamientos de los municipios freseros de Huelva: Palos, Moguer, Mazagón, Bonares, Lepe, Almonte, etc. Dada las características de las construcciones, los incendios son frecuentes. Sólo el año pasado, en la misma localidad se produjeron otros tres. Y no es una excepción. En los últimos tiempos ha habido otros en otras localidades, como Moguer y Palos de la Frontera. En los registrados en Palos hubo tres muertos.

Para Cáritas, “lo que este incendio volvió a sacar a la luz es una herida social abierta en la provincia desde hace ya una década y un problema prolongado en el tiempo, al que nos hemos ido acostumbrando, y que nos deja en evidencia como sociedad".

Se sabe de estos asentamientos al menos desde inicios del año 2000. La mayoría de los asentados son subsaharianos, sobre todo de Malí y Senegal, aunque también de Mauritania, Gambia, Guinea Conakry, Guinea Bissau o Nigeria, entre otros países. Siguen siendo numerosos los inmigrantes procedentes de Marruecos y Rumanía.

Si en los años previos a la crisis, entre 2000 y 2007, se trataba de personas recién llegadas a España en patera o por cualquier otro medio, de forma ilegal y sin documentos, que marchaban a otros lugares al acabar la campaña, desde 2008 se trata en muchos casos de inmigrantes que ya habían estabilizado su situación en nuestro país, que tenían trabajo, casa, familia, y que además gozaban de prestaciones sociales, pero que, como consecuencia de la crisis, lo han perdido todo y han sido empujados a vivir en la calle y en los asentamientos chabolistas.

La mayoría carecen de documentación, aunque hay algunas decenas que sí la tienen, y aún así no encuentran trabajo. Pese a las políticas de contratación en origen y la dificultad cada vez mayor para encontrar trabajo en las campañas, estos jóvenes permanecen acampados, esperando una oportunidad para trabajar, pudiendo ser sobrexplotados por empresarios agrícolas que se aprovechan de su estado de precariedad y necesidad.

Por otra parte, aunque la media de edad de los asentados oscila entre los 19 y los 45 años, están llegando muchos chavales con 18 años procedentes de los centros de acogida de menores, donde fueron previamente confinados al ser interceptadas sus pateras por las autoridades españolas. Estos últimos son también legales, ya que vienen con su tarjeta de residencia, aunque lógicamente sin trabajo y sin nada, lo cual les obliga a malvivir en los asentamientos.

Ya en 2009 Cáritas denunciaba que, tradicionalmente, los asentamientos desaparecían una vez terminada la campaña, a finales de junio. Sin embargo en ese año dos centenares de personas habían permanecido en la provincia, en parte porque otras campañas no pudieron absorber esta mano de obra. Desde entonces, esta situación ha ido en aumento y se calcula que unas 700 personas permanecen en asentamientos de la provincia durante todo el año, expuestos permanentemente a las inclemencias del tiempo, a la falta de saneamientos y suministros básicos, al miedo constante a una detención con la consiguiente deportación.

Para Cáritas,  “son los derechos humanos los que están en juego, es de nuestra capacidad de acogida y de integración de lo que hablamos, es la utilización oportunista de mano de obra como una simple herramienta de la que se prescinde cuando ya no interesa”. De igual modo, lamentan que, de cara a la inminente llegada de cientos de personas a las campañas agrícolas, “no se haya puesto en marcha ningún tipo de dispositivo de atención a estos temporeros, desde puntos de información hasta albergues temporales”. Por ello, insisten en la necesidad de encontrar caminos y medidas a medio y largo plazo que transciendan la ayuda de emergencia y acaben de una vez con esta realidad.

¿Hasta cuándo la sociedad va a permanecer pasiva  ante el drama de la inmigración? ¿Cuándo empezará a dolernos el sufrimiento humano? 


Equipo María Asían